Primeros Auxilios


Eliminación de manchas

 

Mucha suciedad no se convertiría en mancha si se trata de manera oportuna. Puede que las manchas más anti-guas sean difíciles o imposibles de eliminar.
A veces por la dificultad de sacar ciertas manchas deberá repetirse el proceso.
Siga siempre las instrucciones de las etiquetas de cuidado de la ropa sobre el uso de productos para la eliminación de manchas.


Como eliminar manchas difíciles de la ropa

 

La rapidez en tratar las manchas, es fundamental. Es habitual que tras meter en la lavadora una prenda con una mancha, ésta siga en su sitio. Para que esto no ocurra, hay que tratar la mancha antes de utilizar la lavadora. No la frote.

Absorba o rasque la sustancia derramada. No utilice agua caliente porque "cuece" la sustancia y deja una marca permanente. Muchas sustancias se introducen en el tejido de tal forma que, si no se trata de antemano, el rastro que dejan no sale con un simple lavado, sobre todo, las manchas en base a proteína.

Es más fácil quitar la mancha por el revés. Limpie siempre con movimientos circulares, desde el exterior hacia el centro. Cuando elimine una mancha, trátela desde la parte de atrás de la tela, a menos que se indique lo contrario. Esto impulsará la mancha fuera de la superficie en lugar de moverla por la tela.

Si no está seguro de que el tratamiento no dañará la tela, haga una prueba en un pequeño trozo de ella, que no se vea fácilmente, para asegurarse que esto no ocurra.

Seque las prendas al aire hasta que se haya quitado la mancha. El calor de la secadora podría fijar la mancha.


Primeros "Auxilios" ante una mancha

 

Si la sustancia es sólida , quítela con una espátula.

Si le ha caído un producto ácido, ponga la prenda bajo el grifo. Después, pase una esponja empapada en agua fría con amoniaco o bicarbonato sódico.

Ante una mancha de grasa aplique detergente líquido y frote; después lave la prenda con agua muy caliente. Si se le ha derramado jugo de fruta o vino , eche sal para que absorba la sustancia. Si se trata de otros líquidos , séquelos con papel absorbente o límpielos con un trapo. Después, ponga la prenda a remojo en agua fría.

Si cae líquido sobre una prenda no lavable , use arcilla absorbente o polvos de talco para secarlos. Después limpie la mancha.